Go to ...

RSS Feed

“Niegan asilo político a una familia estadounidense,” Argentina


Vean tambien: Niegan asilo político a una familia estadounidense
Vean tambien: Evacuaron a familia norteamericana, 29 enero 2006

Es una publicación de Editorial Rio Negro SA.
Miércoles 9 de febrero de 2005
Vida Cotidiana

Niegan asilo político a una familia estadounidense

Los Spaulding quieren radicarse en Bariloche. Aseguran que son perseguidos por los EE. UU.

Political asylum denied in Argentina.

En distintos países del mundo los integrantes de la familia Spaulding no logran ser aceptados para radicarse.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El Comité de Elegibilidad para los Refugiados (Cepare) de Argentina le denegó la solicitud de asilo político a un matrimonio estadounidense con cinco hijos (de seis meses a 13 años) que desde abril del 2003 recorre el mundo y sortea contratiempos buscando un lugar donde asentarse.

Gary Spaulding, el jefe de la familia, asegura que se siente perseguidos por el gobierno de su país debido a su “condición de misioneros cristianos humanitarios” y “por defender sus valores religiosos”, y después de recorrer varios países buscando asilo quiere radicarse en Bariloche, aunque también le denieguen su recurso de reconsideración.

Según comentó Spaulding, el drama de su familia comenzó a gestarse el 16 de abril de 1993, mientras vivían en Chicago, cuando junto a su esposa quiso colaborar con la provisión de alimentos y ayuda humanitaria a los miembros de la Rama Davidiana que se habían atrincherado en Waco, Texas, y estaban sitiados por agentes del FBI. Ese día Spaulding y un amigo fueron detenidos y encarcelados cuando trataron de superar el cerco policial, y dijo tener pruebas de que la explosión e incendio que tres días después acabó con 86 vidas, entre ellas las de 17 [26] niños, no obedeció a un suicidio ordenado por David Koresh, como se difundió, sino a un ataque con gases militares y material inflamable. Expuso que a partir de ese momento comenzó a ser perseguido por un investigador de cultos y que, en 1997, al ocurrir un atentado con un coche bomba al sur del estado de Indiana, fue interrogado por el FBI en relación con el hecho, como si lo consideraran terrorista.

Spaulding asegura que posee licenciatura en idiomas español, francés y alemán para personas de habla inglesa, pero cuando fue detenido trabajaba en una granja [de su familia] como agricultor. Después organizó un campamento para [sus propios hijos] niños, y relató que funcionarios de policía, asistentes sociales y otros los amenazaron con quitarles a sus hijos porque no tenían vivienda ni concurrían a escuelas. Aclaró que no temía las acciones legales de la Justicia sino las ilegales, “porque de esa manera no necesitan pruebas para criminalizar al padre”, y que adhería al método de instrucción hogareña.

Hasta abril del 2003 los Spaulding vivieron con relativa tranquilidad en un edificio en construcción, pero cuando concluyó la obra decidieron irse del país por considerar que la amenaza contra ellos continuaba. Se embarcaron en un crucero en Fort Lauderdale, Florida, para evitar los estrictos controles de los aeropuertos, descendieron del barco en Barcelona y se dirigieron a Andorra, donde pretendían quedarse a vivir. Sin embargo, un informe de los Estados Unidos lo calificaba como criminal por “obstrucción a la autoridad [en 1993 en Waco] y falsificación de documentación y registro de automotor en 1994”, y fueron expulsados de Andorra. Después estuvieron en Francia, Holanda y Suiza, donde nació la quinta hija del matrimonio, pero sus solicitudes de asilo fueron rechazadas en todos esos lugares y tampoco les permitieron ingresar al Reino Unido [ni a Irlanda]. Finalmente Gary, su esposa Vicky Lynn y sus hijos L’Abri, Jireh, Beni, Talitha y Ciela, se embarcaron para Paraguay, y el 17 de diciembre de 2004 ingresaron a la Argentina por Clorinda y pidieron protección como refugiados bajo los términos de la Convención de Ginebra.

Buscando un lugar para vivir

El Cepare argentino consideró justificada la detención de Spaulding cuando éste quiso acercar comida al grupo cercado en Waco por “interferir con los deberes de los servidores públicos”, y también consideró razonable la pretensión de las autoridades de que sus hijos recibieran educación pública obligatoria. [Vea una demostración de este fraude: Recurso de apelacion al gobierno de Argentina]. Entendió que las medidas migratorias o sobre asilo que tomaron los países donde quisieron ingresar no permite vincularlas con la persecución de las autoridades norteamericanas, sino como decisión de estados soberanos, y que “no parece probable que exista el temor fundado de persecución, en los términos de la Convención de Ginebra de 1951, y su Protocolo de 1967”. Por esa razón denegó la condición de refugiados a los peticionantes, al considerar que no reúnen los requisitos necesarios.

Los Spaulding pidieron la reconsideración de la medida, pero al mismo tiempo buscan regularizar su situación como inmigrantes y radicarse en esta ciudad. Pero no tienen dinero para comer, lugar donde alojarse ni ropas y calzado para vestirse, y algunas instituciones, como Cáritas, según refirieron, comenzaron a darles la espalda.* Desde que llegaron a Bariloche estuvieron alojados en un camping de Colonia Suiza, pero ya no tienen dinero para pagar su estadía, no tienen ropas para cambiarse, y en estos momentos sólo les prestan auxilio humanitario Eduardo y Susana Nahuelfil, del Ejército de Salvación. (AB)

*El Obispo de Cáritas, Monseñor Fernando Maletti, me dijo en el Obispado, Pasaje Gutierrez 893, “Tengo morenos por ayudar. No puedo ayudar a rubios.”

Please follow and like us:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

More Stories From Nuestra huida – Artículos de diarios